¿Cómo preparar una entrevista de trabajo?

El contexto de la entrevista es claramente diferente cuando ésta se produce tras una contestación a un anuncio, o tras el envío de una candidatura. En el primer caso, el contexto en el que se desarrolla la entrevista está marcado por la competencia, y en ella deberás demostrar al seleccionador no sólo que encajas perfectamente con las necesidades de la empresa, sino que lo haces mejor que los otros candidatos. 

Por otro lado, cuando la entrevista se convoca tras una candidatura espontánea, la relación es mucho más igualitaria, marcada por un intercambio de información, ya que si el entrevistador ha fijado una cita se debe a que le ha llamado la atención la calidad de tu candidatura. 

Estructura de una entrevista Independientemente del tipo de entrevista utilizado, el entrevistador te evaluará en una serie de áreas determinadas, incidiendo más en unas u otras en función de la actividad y el puesto para el que requieren una nueva persona. 


Repasar: Antes de acudir a la entrevista será interesante que hayas repasado los datos y detalles que figuran en tu currículum, con el fin de poder responder con soltura a las cuestiones que te vayan planteando durante la entrevista. 

Primera evaluación: El desarrollo de la misma incluirá seguramente una primera evaluación de tus conocimientos, comprobando tu itinerario académico, el porqué de tu elección, así como tu grado de satisfacción alcanzado y tus proyectos de estudio futuros, si los hubiera. 

Trayectoria profesional: Seguidamente se abordarán las cuestiones relacionadas con tu trayectoria profesional hasta el momento, las prácticas que hayas podido realizar, los contratos que hayas podido tener, las funciones que has desempeñado, etc. Trata de hablar sobre resultados específicos en lugar de limitarte a describir tus experiencias laborales. 

Motivación:
 Además, durante la entrevista el/los interlocutor/es de la empresa tratarán de pronosticar tu rendimiento potencial en la misma, valorando tu grado de motivación. En ocasiones, una buena motivación puede subsanar deficiencias de formación o de experiencia. 

Autoevaluación:
 Por último, para cerrar la entrevista, seguramente te pidan realizar una autoevaluación, para que reflexiones sobre tus puntos fuertes y débiles, con la intención de establecer tu grado de conocimiento y satisfacción personal, tu sinceridad, nivel de seguridad y de confianza en ti mismo. 

Cómo preparar la entrevista 

Es importante que acudas a la entrevista con las ideas claras sobre tus objetivos profesionales, de forma que sepas explicar los fundamentos de tu elección, por qué has escogido solicitar un puesto en esa empresa y no en otra, por qué quieres desarrollar tu carrera en una pyme o en una gran empresa, o por ejemplo, por qué habiéndote formado como abogado, quieres dedicarte a la empresa y no al ejercicio libre de la profesión. 

Las empresas valorarán mucho el hecho de que vayas informado sobre sus actividades, sus directivos, sus productos y marcas, sus competidores o sus clientes, algo que podrás preparar recopilando información en prensa, en Internet o solicitando información directamente a la propia empresa. 
Preguntas más frecuentes Te indicamos a continuación algunas de las preguntas más habituales en los procesos de selección de las empresas. Un amplio número de ellas son abiertas, en cuyo caso tendrás que contestar de manera ordenada y precisa, pensando siempre en resaltar las cualidades que mejor corresponden al puesto de trabajo ofrecido. 

¿Cómo supo de nosotros? ¿Qué sabe de nuestra empresa y qué aspectos le gustaría conocer en mayor profundidad? ¿Por qué quiere trabajar con nosotros? ¿Qué espera de este puesto de trabajo? ¿Por qué ha elegido este sector de actividad para desarrollar su carrera profesional? ¿Qué cree que podemos aportarle profesionalmente? ¿Qué puede aportarnos a nosotros? ¿Qué salario quiere percibir? ¿Estaría dispuesto a viajar o a trasladarse a otro lugar? ¿Cuáles son sus objetivos profesionales a medio/largo plazo? ¿Prefiere trabajar en equipo o individualmente? ¿Por qué? ¿Qué es para usted lo más importante de un empleo? Hábleme de su carrera ¿Piensa continuar estudiando? ¿Cómo se defiende en inglés/francés? ¿Cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles? ¿Cuál es su mejor cualidad y su peor defecto? ¿Cuáles han sido sus éxitos o realizaciones más destacadas? ¿A qué dedica su tiempo libre? ¿Qué espera usted de la vida? ¿Tiene alguna pregunta?

Las preguntas que tú hagas al entrevistador deberán estar relacionadas de alguna manera con la empresa y el puesto a cubrir. A menudo, las preguntas que formules serán más importantes para el entrevistador que las que él te haga a ti. 

Consejos útiles Asegúrate del lugar y de la hora de la entrevista, así como del nombre de tu entrevistador; Sé puntual. Si por alguna razón de peso sabes que vas a llegar tarde, comunícaselo cuanto antes a la persona que te va a entrevistar; Cuida tu indumentaria e higiene personal. Viste de manera correcta, de acuerdo con tu personalidad, pero sin ser demasiado informal o extravagante; Lleva dos o tres copias de tu CV. y asegúrate de que podrás justificar todos los elementos del mismo.


Durante la entrevista: 

Saluda a la persona que te va entrevistar con su nombre, mirándole a los ojos, y apretándole la mano; Da una imagen de naturalidad y de confianza en ti mismo al entrar al despacho del entrevistador. Adopta una postura relajada, sin exagerar; Cuida tu comunicación no-verbal. Procura no manifestar timidez, tensión, nerviosismo, agresividad, impaciencia o dudas; Abstente de fumar aunque seas fumador y te lo ofrezcan; Mantén la atención en todo momento. Un aparente desinterés en algún momento de la entrevista se puede asociar al puesto de trabajo e incluso a la propia empresa; Convence a tu interlocutor de tus cualidades y demuéstrale tu interés y entusiasmo por trabajar en su empresa; Recuerda que en la primera entrevista, lo más importante es el puesto de trabajo al que quieres acceder y no el salario, ni las vacaciones y permisos. 


Fuente: Guía de las Empresas que Ofrecen Empleo (Fundación Universidad-Empresa) 

¿Cómo conseguir trabajo en linkedln?



LinkedIn, conocido como el "facebook de los profesionales" se ha convertido en una herramienta clave a la hora de encontrar empleo. Tener un perfil en esta red social es una de las mejores cartas de presentación profesional en Internet y es una de las plataformas más actuales para hacer negocios y alianzas estratégicas.
A continuación te damos algunos consejos sobre cómo encontrar empleo en esta red social:
1. Cuida la imagen. Si decides crear un perfil en LinkedIn, ten en cuenta que estarás expuesto las 24 horas del día y los 365 días del año, como si de una vitrina se tratase. Es esencial tener el perfil lo más completo posible y cuidar la foto que ponemos en el mismo.
2. Gestiona tus contactos. No hagas contactos a la ligera, para eso existen otras redes sociales. Define tu objetivo y una vez definido, selecciona tus contactos en función del mismo. Así, si tu objetivo es encontrar trabajo, tus contactos deberían ser miembros de departamentos de RR.HH de empresas, consultoras, headhunters, etc.
3. Únete a grupos profesionales y participa en ellos. Así podrás mostrar tu experiencia, compartir conocimientos, obtener información útil sobre tu sector, etc. Ten en cuenta que participar en grupos puede servir de escaparate para que nos vean aquellas personas que están buscando talentos.
4. Transmite posicionamiento y diferenciación. Aprovecha las distintas aplicaciones que te proporciona Linkedin para diferenciarte y subir documentos en distintos formatos (presentaciones Power Point, Vídeos). También aprovecha las referencias que hagan de ti otros usuarios de LinkedIn (al menos deberás tener dos).
5. Cuida tu reputación digital. Si estás buscando trabajo, lo primero que tienes que tener claro es qué información existe sobre ti en las redes sociales. Busca tu nombre en Google y revisa qué aparece. Ten cuidado con lo que escribes en blogs, foros, etc. y sobre todo, si tienes perfil en Facebook, preocúpate de que nadie exceptuando las personas que tú quieras pueda acceder al mismo.
6. Cuida el contenido de tu perfil. El contenido de tu perfil no tiene que ser como el de un CV, el cual se basa principalmente en funciones y tareas. Enfócalo en base a logros y resultados, cuantificándolos en cada uno de los apartados. Rellena cuidadosamente el extracto y las especialidades, así como las actitudes (estos 2 últimos aspectos favorecerán la búsqueda de tu perfil por parte de las empresas). Y sobre todo, no dejes apartados sin completar.
7. Si estás buscando trabajo y ya tienes un empleo, configura adecuadamente tu perfil para evitar problemas. La recomendación es que cuando estás en búsqueda activa de trabajo y ya estás trabajando, todas estas opciones las tengas configuradas de tal forma que no puedan ser visualizadas por nadie. En las demás circunstancias, deberías tenerlo totalmente abierto.
8. Mantén siempre tu información actualizada. No hacerlo transmite dejadez y falta de atención.
9. Dedícale tiempo. Tener un perfil de LinkedIn adecuado implica horas de dedicación. Y una vez creado, todavía se necesita más tiempo para poner en marcha lo anterior. De las horas de dedicación, dependerá la eficacia de la herramienta.
Vía: terra.com

Sectores económicos donde sí hay empleo

Las cifras hablan por sí solas. Para encontrar trabajo lo mejor es estudiar un grado de formación profesional. Así lo muestra el IV Informe de Empleabilidad y Formación Profesional elaborado por la consultora de recursos humanos Adecco, que señala que más del 21% de las ofertas de empleo cualificado en España requiere contar con un título de FP.
"Actualmente la formación profesional es percibida por los futuros alumnos y profesionales mucho mejor y con mayor visión de empleabilidad que en el pasado. Esto unido al empuje que se ha dado desde las Administraciones en potenciar este tipo de formación, ha hecho que ahora mismo tengamos a jóvenes muy preparados, por lo que la demanda de profesionales con esta formación se ha refuerzado", afirma Nuria Rius, directora de Adecco Industrial.
En concreto, el estudio muestra que las familias profesionales de Fabricación Mecánica, Electricidad y Electrónica, Administración e Informática concentran casi el 68% de la oferta dirigida a la formación profesional.
Aunque, la subida más importante en la demanda de titulados durante el último año se ha experimentado en el sector de Mantenimiento y Servicios, que ahora es requerido en el 7,5% de las ofertas, un 1,34% más que en el año anterior.
En este sentido, Rius destaca que "de cara a efectos de productividad de las empresas, la formación ha pasado a ser un valor más importante". Aunque, añade que "el disponer de una mayor base de alumnos con formación profesional finalizada también ha ayudado".
Por el contrario, la rama que más ha reducido su oferta de empleo para profesionales de la FP ha sido Sanidad, con un descenso del 1,1%, situándose ahora en octava posición, con el 4,14% de las ofertas.
Por puestos laborales, la ocupación de Técnico de Mantenimiento, solicitado por un 18,8% de las ofertas de FP, sobresale por encima de los demás y garantiza mayores posibilidades de inserción laboral. De hecho, su oferta se ha incrementado un 1,4% en el último año. Le siguen, el empleo de Operario Especializado, con un 11,2% de las ofertas; el de Administrativo, con un 8,8%; y el de Comercial, que es demandado en un 7,1%.
Además, otros perfiles que han visto crecer su demanda en el mercado laboral durante el último año son Técnico de Producción, Dependiente y Electricista, aunque sus incrementos no alcanzan el medio punto porcentual.
La experta destaca que tener más opciones a ofertas no se consigue sólo con una "buena formación". "Las inquietudes por poder mejorar, aprender en tu sector, ocupar posiciones de mayor responsabilidad, dirigir un equipo de profesionales, tomar decisiones cada vez mayores y con más envergadura y, por supuesto, las competencias inherentes a cualquier empleo serán una parte importante en el abanico de opciones de futuro", añade.
Por regiones, Cataluña continúa a la cabeza del ranking como la región que más ofertas de empleo dirigidas a titulados de FP ha generado con un 18,73%; seguida de Madrid, con un 17,78%; y el País Vasco, con un 13,99% del total.
De esta manera, las cifras delatan que la Formación Profesional se ha implantado como la mejor opción para plantarle cara al paro. En este sentido, Rius señala que "es una muy buena inversión si realmente existe una vocación por parte del alumno".
Sin embargo, matiza que no sirve de nada formarse en un ámbito que "no nos llena" simplemente porque hay una salida profesional. Al final, se percibe por parte de las empresas y "no permite al futuro trabajador destacar en su ámbito profesional".