Facebook o Twitter, una herramienta para la búsqueda de empleo


En la situación actual, con casi cinco millones de desempleados y ante la previsión de que esta cifra siga creciendo en 2012 con el recrudecimiento de la crisis, bien está saber que tanto si uno es parado de larga duración o no,Internet se ha convertido en una plataforma de presentación para dar a conocer el potencial del trabajador y presentarse como una persona emprendedora. Los perfiles en las redes sociales son una seña de identidad que valoran los departamentos de recursos humanos de las empresas. Es sinónimo de que al otro lado de un curriculum on line no hay una persona sentada en casa esperando a que la llamen para obtener un puesto de trabajo, porque los patrones han cambiado y hacer cola en las oficinas del INEM o esperar una llamada ya no es la solución.

La red Viadeo constata que en pocos años las herramientas para la búsqueda de trabajo han cambiado: el 51% de los españoles usa la web 2.0 para encontrar un empleo y lo hace destacando qué es lo que quiere y a qué empresas desea postularse,porque si en un aspecto Internet nos ayuda es precisamente en que permite crear nichos con los curriculos cada vez más especializados según los perfiles que buscan las empresas. Es una ventaja para ellas porque ahorran en costes de rastreos y también para los candidatos que exhiben  en las redes su grado de especialización para determinados puestos. Algunos incluso diseñan y editan su currículo audiovisual, por ejemplo, en un perfil de Youtube. Además, las redes sociales permiten crear grupos de profesionales y generar un contacto entre aquellos que ofertan y demandan.

Del total del 51% de españoles que hace uso del 2.0 para buscar empleo, el 31% tiene un perfil en una red profesional y el 10% ya ha encontrado trabajo gracias a esa red de contactos virtuales que se va creando y que se retroalimenta. Es una relación causa-efecto que tiende a incrementarse en los próximos años y que desterrará las antiguas herramientas de búsqueda de empleo ya obsoletas.

Pero, cabe destacar que entre todos los sitios con que cuentan los candidatos, algo está cambiando en las redes sociales como Facebook o Twitter. En su origen muchos de los que abrieron sus perfiles lo hicieron para mantener el contacto con sus amistades y hacer uso de estas plataformas a modo de foro entre amigos y para compartir experiencias, fotografías, recuerdos, etc. En otras palabras, hacer más pública su vida privada. Pero lo que en un principio era pulsar un "me gusta" para hacerse fan de decenas y centenares de páginas en Facebook, que bien podrían ser Trending Topics en el Twitter, ha pasado a reconvertir la mayor red social del planeta en una carta de presentación a las empresas. Un buen número de usuarios, parados o no, organizan y cuidan sus perfiles y los presentan con un carácter mucho más profesional, como lo harían, por ejemplo, en Linkedin, porque los reclutadores de las empresas rastrean el Facebook en busca de ese candidato perfecto. El ocio ha pasado a un segundo plano para dar paso en la red social a la búsqueda de empleo, también para quienes están en activo. De hecho, el 89% de los reclutadores en EEUU hace ya uso de las redes sociales para crear sus equipos de empresa.

En el Twitter ha venido sucediendo algo similar. La reputación online que tengamos es muy importante y esencial para encontrar un trabajo. Seguir o no seguir determinados perfiles ha servido para posicionarse en pocos carácteres a modo de carta presentación profesionalizada en la que buscamos y seleccionamos a quienes seguimos y quienes queremos que nos sigan. El objetivo último es destacar lo que somos y lo que buscamos: hacer de nuestro Twitter un curriculum online constantemente en movimiento con la ventaja de que si hacemos un uso correcto de esta red social es probable que entremos en contacto con el círculo de empresas que nos interesan y con perfiles personales que puedan fijar su atención en nuestro perfil. Las empresas ya lo están haciendo tanto o más que como ha empezado a suceder con el Facebook.

En ambos casos también funciona en otro sentido: cada vez mayor número de usuarios publican de forma altruista ofertas de empleo para quien  puede estar interesado. En base a ello, si con nuestro perfil tejemos una lista de contactos lo más cercano posible a nuestro ámbito profesional, es muy posible que estemos ayudando a candidatos y a empresas a recrutar a potenciales trabajadores.

Sin embargo, una de las últimas grandes apuestas, e iniciativa cien por cien española, esla web JobandTalent, que recientemente ha sido reconocida con el Premio Joven Empresa Innovadora 2011, que concede la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento. Esta apuesta madrileña se ha erigido como uno de los referentes en web 2.0 de reclutamiento. ¿Cómo funciona? Es sencillo. Los candidatos se dan de alta con su perfil de Facebook, así como pueden importar sus currículos desde la red Linkedin. Al ejecutarse la inscripción, el candidato se hace visible a las empresas con las que desea contactar y solo ellas pueden acceder a visualizar su candidatura, es decir, su currículum vitae. Cuando las empresas publican los procesos de selección entra en juego JobandTalent recomendando los candidatos que mejor se adaptan a los requerimientos de cada una de las empresas. A partir de ahí se inicia el contacto entre empresa y candidato.  En este caso, el intermediario, JobandTalent, recomienda aquellos perfiles que más se ajustan a las necesidades de cada puesto de trabajo que se oferta, pero todo se realiza a través de plataformas 2.0. Esta empresa se ha convertido en líder para el reclutamiento en posiciones cualificadas.

Internet está empezando a construir en cada persona una marca profesional, única y propia de cada candidato. Las empresas recomiendan en este sentido que las personas que se decantan por la búsqueda de empleo online deben mantener un perfil proactivo y establecer una red de contactos con empresas y particulares afines a sus búsquedas. En otras palabras, la web 2.0 busca la sinergia entre el candidato y el reclutador y de ahí también la necesidad de crear redes que vayan creciendo conforme a nuestros intereses profesionales .

Las empresas recomiendan no desesperar. La opción 2.0 está en plena efervescencia y no es la panácea contra el paro, el principal problema en nuestro país, pero sí es una solución a medio o largo plazo, perserverando, haciendo un esfuerzo y teniendo paciencia. /Vía: Noticias Madrid2

No hay comentarios:

Publicar un comentario